Buscar este blog

martes, 25 de julio de 2017

NO HAY PEOR SORDO QUE EL QUE NO QUIERA OÍR.

NO HAY PEOR SORDO QUE EL QUE NO QUIERA OÍR.

PUEDES EVADIR LA REALIDAD TODO LO QUE QUIERAS, PERO LO QUE NUNCA PODRÁS EVADIR, SON LAS CONSECUENCIAS QUE TENDRÁS QUE PAGAR POR EVADIRLA.

Amados hermano en la dispersión, hay gente que se empeña en no querer ver la verdad, ya sea porque le da miedo, porque no le gusta o porque simplemente está mejor creyendo sus propias mentiras.

las personas realmente se pone una venda ante sus ojos para no ver la realidad, ya sea porque le tienen miedo o porque no la quieren ver, ¿¿pero realmente están ciegos??. decimos que realmente son ciegos porque no quieren ver, no porque tengan ninguna discapacidad congénita (de nacimiento) que les impida ver, sino porque no quieren. Por eso decimos que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

Ahora bien, tengamos en cuenta que, aunque intentemos escondernos de ella, la realidad está ahí y por intentar evitar los problemas, no los solucionáremos, así que es mejor enfrentarse a ellos y darle paso a la verdad que nos enfrenta la vida.

Pareciera que la lengua es la más venenosa en cuando al hablar y ofender a los demás, contender, odiar, criticar etc, hermanos míos, se están olvidando de algo muy importante, y es aprender a escuchar a los demás, pero no solamente de oído porque oír no es lo mismo que escuchar, NI TAMPOCO PORQUE NO NOS INTERESE EL TEMA, SINO PORQUE HAY QUIENES, QUIEREN EXPRESAR SUS SENTIMIENTOS, SUS DOLORES, Y NECESITAN AYUDA, PERO AL EVADIRLOS LASTIMAMOS, SIN DARNOS CUENTA, EN MUCHAS OCASIONES.

Aprender a escuchar debe convertirse para ti en una prioridad porque es lo que te convertirá en una persona empática,

¿¿QUE ES SER EMPATICO??

Preocuparse por los demás, una característica de las personas empáticas. Las personas empáticas obtienen grandes beneficios de carácter social gracias a su habilidad, porque consiguen que los demás se sientan comprendidos, escuchados, y emocionalmente recogidos.

“Oír es fácil; escuchar es el problema”.

OTRAS DE LAS COSAS ES QUE podemos oír, pero no podemos entender lo que estamos escuchando, ESO PRODUCE QUE AL NO ENTENDER LO QUE ESCUCHAMOS O NO QUERER ESCUCHAR, NUESTRAS VIDAS EN MUCHAS OCASIONES SE VUELVA UN CAOS DESESPERANTE, PORQUE EL NO ESCUCHAR Y EVADIR, TRAE MUCHAS CONSECUENCIA, SEPARACIÓN, ROTURA FAMILIAR, AMISTADES, ALEJAMIENTO DE LA SOCIEDAD, Y DEPRESIÓN AL SENTIRSE SOLO Y LUEGO EL SUICIDIO POR ULTIMO, MAS UNA CUANDO ESTAMOS LEJOS DE YAHWEH, YAHOSHEA.

Proverbios 10:17
El que atiende a la corrección va camino a la vida;
el que la rechaza se pierde.

Proverbios 12:15
El camino del necio es recto a sus propios ojos, mas el que escucha consejos es sabio.

Proverbios 23:9
No hables a oídos del necio, porque despreciará la sabiduría de tus palabras.

Sin embargo cuando escuchamos con atención, si, podemos comprender lo que estamos escuchando, y le damos sentido a lo que estamos escuchando, ponemos en práctica, LO QUE ESCUCHAMOS, sobre todo cuando se trata de la palabra de Yahweh.

Santiago 1:22
No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica.

Pero vamos a la realidad ¿¿que es lo que hoy en día está ocurriendo con el mundo entero hermanos??, Hoy estamos como estamos, porque nadie quiere escuchar ¡¡si!!, escuchar,  la verdad aveces duele, no tenemos que escondernos, al contrario tenemos que darle frente a esa verdad no debemos de ser cobarde hermanos mios.

hermano mío tengamos en cuenta que no sólo nos Afecta no Escuchar una verdad, que no sea la palabra sino cualquier verdad que alguien viene a decirnos de gran valor, y nosotros evadimos, por egoístas, orgullosos, altaneros, necios, amargados, etc, NO ENTENDEMOS?? que caemos nosotros mismo, Porque lo peor que hay es evadir a eso me refiero.

¿Conoces la diferencia entre escuchar y oír?

Antes de abordar las razones por las cuales la gente no escucha, me gustaría incidir en la diferencia que existe entre escuchar y oír, dos verbos que, aunque parecidos, guardan diferencias significativas.

Según la RAE, escuchar significa en su primera acepción ‘prestar atención a lo que se oye‘, mientras que oír en su primera definición significa ‘percibir con el oído los sonidos’. Si te fijas bien en ambos términos, te darás cuenta de que escuchar implica de por sí oír, pero se trata de oír e interpretar aquello que la persona te está diciendo. Cuando una persona se dispone a escuchar lo hace de forma activa, es decir, hay una intencionalidad en ello, algo que no sucede con el verbo oír. Por tanto, la persona que escucha lo hace de forma voluntaria e intencionada. Para oír es suficiente un oído sano y un sonido perceptible. En cambio, para escuchar se necesita premeditación.
10 Razones por las que la gente no escucha.

Ahora que sabes un poco más acerca de la diferencia entre oír y escuchar, ha llegado el momento de que descubras qué 10 motivos son los que hacen que a las personas les cueste tanto escuchar de forma activa.

1. Compara y se compara.
Es muy común que cuando una persona habla, la que está enfrente se compare con la persona que tiene delante. Esta comparación puede deberse a múltiples razones, entre ellas la comparación física, indumentaria, peinado, gestos… Al comparar o compararse lo que sucede es que la atención hacia lo que dice la persona se diluye y hace que dejes de escuchar.

2. Hacer suposiciones.
Otra de las razones por las que la gente no escucha tiene que ver con el hecho de que hay personas que en todo momento están pendientes de adivinar lo que piensa el otro. Este esfuerzo por adelantarse hace que la atención hacia el discurso desaparezca y afecte a la escucha de lo que la persona que se tiene delante está diciendo.

3. Preparar el próximo comentario.
Personalmente creo que esta tercera razón es la que con más frecuencia se da a la hora de mantener una escucha. En muchas ocasiones no se está pendiente de lo que se habla por la sencilla razón de que lo que ocupa tu pensamiento no es lo que se habla, sino la respuesta que quieres dar sobre aquello de lo que se habla. El intentar formular una respuesta hace que la atención y la escucha prácticamente desaparezcan.

4. Estar interesado en una parte de la información.
Otra razón muy frecuente de por qué la gente no escucha es porque decide seleccionar aquello que quiere escuchar del otro, es decir, al saber que sólo le interesa una parte de su discurso, automáticamente desconecta en aquellas fases del discurso que no cree pertinentes.

5. Juzgar, etiquetar y prejuzgar.
Hay que ser conscientes de que cuando tienes a una persona delante, esa persona no está exente de tu juicio y de tu opinión, una opinión que implica que, independientemente de lo que hable, sea juzgada, etiquetada y prejuzgada incluso antes de que empiece su discurso. El hecho de hacer juicios de valor de la persona que se tiene delante hace que la atención hacia el discurso se vea claramente afectada.

6. Pensar en otras cosas.
Por regla general, un adulto es incapaz de escuchar de forma activa más de tres minutos seguidos. Esto da fe de lo difícil que resulta escuchar a las personas de forma activa. Son muchas las razones que hacen que las personas que escuchan desconecten en algún momento de lo que dice la persona que tienen delante. Por tanto, de lo que se trata es de reflexionar si el hecho de pensar en otras cosas viene motivado por la persona que escucha, por las circunstancias que rodean esa comunicación, o por la persona que habla.

7. Dar consejos.
Hay un tipo de personas a las que les cuesta mucho escuchar por la sencilla razón de que se ven constantemente en la necesidad de dar consejo a la otra persona acerca de lo que esta está diciendo. Esto hace que la atención hacia el discurso desaparezca justo al inicio de la intervención de la persona que habla. La persona que da el consejo está en ese momento más interesada en lo que va a responder que de lo que le está hablando esa persona.

8. Discutir o buscar desacuerdos.
Hay un tipo de personas que entiende la escucha como una confrontación, es decir, lo que buscan no es escuchar al otro, sino entablar una discusión sobre lo que dice el otro. Se trata de un tipo de persona que no suele escuchar y que interrumpe constantemente el discurso del otro. Este tipo de persona es probablemente la que peor se le da escuchar.

9. Cambiar de tema.
Son varias las razones por las que las personas cambian de tema interrumpiendo el discurso de quien está hablando. Al hacerlo, se está dando a entender que lo que se escucha no interesa, no es pertinente, es incómodo o inapropiado, por poner algunos ejemplos. Las personas que escuchan a otras y cambian de conversación son personas que antes de cambiar de tema ya llevan un tiempo sin escuchar.

10. Estar pendiente de gustar al otro.
El interés por agradar a la persona que te está hablando hace que te pierdas buena parte de lo que está diciendo. Cuanto más preocupado se está por gustar al otro, menos atención se puede poner en el discurso del otro.

¿Cómo se puede aprender a escuchar a la gente?

Hablar y escuchar. Escuchar y hablar. Toda interacción humana parte de forma ineludible de un acto de comunicación. Un acto de comunicación que nos define como personas y que dice mucho de ti y de la persona que tienes delante. Personalmente creo que escuchar al otro se ha convertido a día de hoy en un verdadero acto de generosidad.

Santiago 1:19
Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse.


 

No hay comentarios: